¡ Se nos viene encima un crucero ! Martes, 10 de Mayo de 2005 - Oceana Europe
Home / Blog / ¡ Se nos viene encima un crucero ! Martes, 10 de Mayo de 2005

mayo 10, 2005

¡ Se nos viene encima un crucero ! Martes, 10 de Mayo de 2005

Topics: 

 

Saint GeorgeCuando Carlos me ha señalado el inmenso crucero que se abría paso por el canal de Saint George, mi reacción ha sido coger la cámara y salir a cubierta, para fotografiarle. Y como yo, la de mis compañeros de la tripulación, incluido Nuño, el capitán. Afuera, el coloso de la Norwegian Cruise Line avanzaba lentamente, mientras » diminutos » turistas se asomaban en las barandillas de cubierta. Ajenos por completo a los daños que estos viajes de placer suponen para el medio ambiente y, por supuesto, a los dramáticos momentos que estábamos a punto de vivir: el crucero ha colisionado con uno de los veleros fondeados en la bahía y, perdido el control de la navegación, se ha puesto directo en trayectoria hacia el Ranger. Como dice Carlos, » andar cerca de tierra es muy peligroso. Afortunadamente, nuestra tripulación se ha comportado muy bien, reaccionando a la emergencia rápidos como gatos «.

» ¡Vámonos de aquí ahora, vámonos! «, ha dado la voz de alarma Nuño, el capitán. Carlos, el primer oficial, se ha dado cuenta de que el crucero había atrapado con la popa a uno de los veleros y le arrastraba tras golpearlo y engancharle mástil y jarcia. » No he visto como ha ocurrido, pero se le ha echado encima y le ha enganchado. Tal vez le ha pillado la cadena del ancla con una de sus hélices. Luego, el transatlántico ha perdido el control «. En segundos, la situación ha sido de máximo riesgo para los ocupantes del velero. Y de cierto riesgo para la veintena de barcos fondeados en Saint George, incluido el Ranger. Lo primero que se ha hecho desde el catamarán de Oceana ha sido llamar por radio al crucero, para advertirle. » Norwegian Majesty, has atrapado a un barco de vela y lo estás arrastrando a tu popa, esto es una llamada de emergencia, lo estás arrastrando «.

Saint George

Si hubiéramos podido contemplar la bahía desde lo alto de Saint George, habríamos visto una súbita danza de naves intentando escapar lo antes posible de la trayectoria del » monstruo » que se les venía encima sin control, empujado por vientos de 75 km por hora. Nosotros hemos recogido cadenas también, y si la situación se hubiera puesto peor, tendríamos que haber abandonado el ancla y la cadena con una boya o baliza para recogerla después. Nuño ha reaccionado con los excelentes reflejos a los que nos tiene acostumbrados. Ciertamente, han sido momentos de tensión, pero la tripulación ha ocupado sus puestos con celeridad. » ¡Todos a virar el fondeo!», » ¡Todos a recoger el anclaaaa! «, ordenó el capitán desde el puente de mando. Sole y José Carlos se han situado en proa, para irle indicando el ángulo de la cadena de fondeo. » Ten en cuenta que desde el puente de mando no puede ver ni el ángulo ni la tensión con que tira el fondeo … «.

Nuño tenía que saber hacia donde tiraba la cadena para ir aflojando la tensión en el molinete que la recoge dando avante con el motor. También durante la maniobra de hoy para escapar del crucero a marchas forzadas, Indi y José Carlos han tenido que ayudar a subirla a fuerza de músculo. » Una operación peligrosa que hay que hacer con el máximo control, pues si la cadena hubiera pegado un tirón, con que te agarre una mano te la revienta”, sigue explicando Carlos.

Saint George

Mientras el » Norwegian Majesty » se nos echaba literalmente encima, las aguas a su alrededor iban cambiando de color, hacia un azul muy claro, seguramente debido a la corriente de fondo que estaban generando sus motores a pleno esfuerzo intentando evitar más colisiones. Los ocupantes del velero han tenido mucha suerte, » porque podrían haber sido arrastrados bajo su casco… seguramente han conseguido soltar la cadena o se ha partido, acelerar motores y largarse, pero ha salido con serios daños, he visto uno de los obenquillos doblado y toda la jarcia girada «.

Los cruceros son auténticas ciudades flotantes, que suponen una elevada contaminación para nuestros mares. Los cerca de 300 cruceros que surcan las aguas de todo el mundo generan más de 14 millones de toneladas de residuos. Oceana ha trabajado duro hasta conseguir que una de las compañías más importantes de cruceros del mundo, Royal Caribbean, adopte en toda su flota un sistema avanzado de depuración de aguas residuales. Es el primer paso para poder controlar a esta flota de mastodontes.