Rueda de prensa en Miami. Jueves, 21 de Abril de 2005 | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

8:00 a.m. La tripulación está lista para empezar la jornada. Hay que mover el Oceana Ranger al escenario donde va a tener lugar la rueda de prensa, en Bayside Miamarina ( en pleno centro de Miami, la inmensa urbe latina de los Estados Unidos donde si no hablas castellano casi parece raro ). El capitán del puerto, Juan Ginarte, se acerca para guiarnos hasta allí. Con nosotros está también Doralisa Pilarte, la Directora de Comunicación de Oceana en América del Norte, quien se ha encargado de organizar este encuentro con los medios.

10:00 a.m. Durante la rueda de prensa intervienen Carlos Pérez, primer oficial del Ranger y Ricardo Aguilar, Director de Investigación. Me reservo para el final la referencia a Ann Compton, debido a la especial trascendencia que tiene para Oceana su presencia a bordo del Ranger. Sin Annie y su marido Stephen Mc Allister, miembro de la Junta Directiva, la Expedición del Pacífico al Mediterráneo puede que no hubiera sido posible. O al menos, no tan pronto.

Ann Compton

Annie y Mac

Ellos son los propietarios del catamarán que tan generosamente han puesto a disposición de Oceana. Mc Allister ( quien conocía bien a Xavier Pastor de anteriores experiencias y trabajos en defensa del medio ambiente ) le comentó que tenía un barco y quería cederlo a Oceana. ¿ Quién dijo miedo ? Xavier, por supuesto, recogio el guante. Apenas un año después de esta primera conversación, el Ranger es un sueño convertido en realidad, con 12 tripulantes a bordo, de muy diversas nacionalidades, que se van turnando según las etapas. Somos biólogos, ingenieros de telecomunicaciones, camarógrafos y fotógrafos, buceadores, periodistas… Nuestra vida es el mar. Y cuando no estamos en el barco, estamos en las oficinas de Oceana, impulsando proyectos que garanticen una efectiva protección de los mares.

Taimy, la buceadora de cuevas

Entre los medios que han venido a despedir al Ranger destaco la presencia de un cámara de televisión del Canal 10 de Miami, así como sendos periodistas del Miami Herald y el Sun-Sentinel, acompañados por un fotógrafo. Taymi Alvarez, la fotógrafa del Sun-Sentinel, se queda a departir con nosotros un rato. " Es triste ver el cambio que se ha producido en el mar desde que yo era pequeña hasta ahora ", comenta. " Antes había muchos más peces ". Hija de cubanos afincados en Miami, sabe de lo que habla, pues " mi papá es pescador, me puso el nombre por la pelicula ' Taimy, la hija de un marinero ' " y, por añadidura, como no podía ser de otra manera, buceadora. Su pasión es bucear con su marido en las cuevas del Norte de Florida, " donde sólo el uno por ciento de los buceadoes del mundo tienen titulación para adentrarse, avalados por la National Espeleologic Society ".

The Ranger in Miami

Mientras los fotógrafos disparan sus cámaras sobre nosotros, formados en estribor sobre la cubierta del catamarán, no dejo de pensar en lo hermoso del trabajo global que está haciendo Oceana para ayudar a proteger y conservar nuestros mares. Porque mientras los expedicionarios del Ranger atendemos a los medios de comunicación norteamericanos, llega nuestra compañera Cheryl Haro, procedente de la oficina de Oceana en Santiago de Chile, donde la Junta Directiva se acaba de reunir para diseñar los proyectos futuros de la organización. Todos estamos pendientes de los compañeros de Europa donde, hace unas horas se ha inaugurado el Simposio Internacional sobre los Oceanos, en Madrid – gracias también a la cooperación de la Fundación Ramón Areces - con la presencia durante dos días de destacados investigadores marinos. Entre ellos, como no podía ser de otra manera, se encuentra Michael Hirshfield, Jefe del departamento científico de la organización.

Pensamos sobre todo ello con satisfacción, pues lo que estamos contando a los periodistas a ambos lados del Atlántico tiene el mismo hilo conductor. Un solo ejemplo: la conferencia del professor Bernd Christiansen, de la Universidad de Hamburgo versará sobre montañas submarinas; y en un mes y medio, si nuestros planes siguen como hasta ahora, los buceadores del Ranger estarán sumergiéndose para filmar y fotografiar la flora y la fauna de las montañas marinas de Gorringe, al Suroeste de la Península Ibérica.

7:00 pm. Adiós a Miami, el Oceana Ranger zarpa del Bayside Miamarina, rumbo a la isla de Bimini, en el archipiélago de las Bahamas. Estaremos toda la noche navegando, llegaremos mañana viernes 22 al amanecer. Y a primera hora los buceadores de Oceana volverán otra vez al agua. La Expedición Transoceánica retoma sus singladuras, en palabras del capitán Nuño.

El " swing " del Ranger

Nada mas zarpar de Miami, Carlos Pérez, primer oficial a bordo, convoca a la tripulación para darnos instrucciones sobre la seguridad a bordo y asignar las guardias nocturnas. Las hacemos en pareja, por turnos de tres horas, a partir de las 6 de la tarde. Empiezan David y Annie. A mi me ha tocado con Carlos, desde la medianoche hasta las 3 de la madrugada. Me da seguridad, porque Carlos es un navegante con experiencia. Con un poco de suerte, me digo, puede que algo se me quede de sus conocimientos de navegación. Me voy a la cama, a ver si puedo dormir unas horas.

11:50 p.m. del jueves 21. Suena el despertador de mi móvil y salto como un rayo de la cama. Es mi primera guardia a bordo y quiero estar a la altura. Me pongo el forro polar, por si hace frío, me ajusto la linterna a la frente y cuelgo del cuello los prismáticos. Antes de salir al puesto de mando, Carlos y yo nos ponemos el chaleco de maniobra con un arnes de seguridad. " El chaleco lleva incorporado un dispositivo que, en caso de caer al agua, se hincha, manteniéndote a flote y marcando tu posición con una luz ". ! Ufff, es un alivio saberlo !!! Está prohibido salir a cubierta sin él y, por mi parte, solo espero no tener que probarlo. Ambos estamos listos para relevar a Indi, el cocinero y a Jose, marinero y dive-master. Su guardia ha sido tranquila y espero que la nuestra resulte igual. ! Vamos allá !

Carlos Pérez12:00 p.m. Durante las guardias hay que otear el horizonte con regularidad, en proa, popa, a babor y estribor para comprobar que ningún otro barco se interpone en nuestro avance. Este es el primer paso. El segundo es verificar el radar, que marca nuestra trayectoria y la presencia de posibles obstáculos.

1:00 a.m del viernes 22. El catamarán de Oceana va, literalmente, como un tiro. Me acuerdo de lo que nos dijo Nuño hace unos días, que el Ranger, diseñado especialmente para la navegación transoceánica, es muy recio. También a Carlos ya le he oido varias veces que es un barco " muy noble ". Desde mi bisoñez como grumete, yo diría que tiene un movimiento " bonito ". Siento que el Ranger se desliza suavemente, ondulando al compás de las olas, como si nos estuviera meciendo en una cuna. " Afloja las rodillas y dejate llevar por este movimiento rítmico ", me aconseja Carlos para prevenir un posible mareo. Dicho y hecho. Parece que da resultado. " Es el swing del barco ", apostilla mi compañero de guardia con una sonrisa de complicidad.

2:40 a.m. ! Ya aparece en el radar nuestro objetivo: la isla de Bimini, nuestra primera escala en las Bahamas ! La segunda será unos días después, en la isla de Abaco. Vamos en busca de las tortugas marinas. Esta zona es el hábitat natural de cinco especies. Esta es una zona de apareamientos y de playas de puesta. Desde el punto de vista científico, Oceana está interesada en las cinco especies, ya que la mayoría realiza una larga migración hasta aguas europeas. Pero especialmente queremos filmar a la tortuga boba ( Caretta caretta ).

2:55 a.m. La noche ha transcurrido con calma y las tres horas se me han pasado volando. Carlos, baja a avisar a los del siguiente turno, Ricardo, y Bibi, nuestra contramaestre gallega de Cambados, a quien ya conocéis de episodios anteriores. Aunque el capitán es el único que no está obligado a hacer guardias – su trabajo es estar continuamente pendiente del barco - sale para verificar como va todo. Estamos navegando a unos 6 nudos, y de seguir así vamos a llegar a la isla de Bimini ( en las Bahamas ), antes del horario previsto, por lo que decide aminorar la marcha, bajando a cuatro nudos.

Cuando despunte el día nuestro equipo de buceadores volverá de nuevo al agua, en busca de las tortugas. Por eso no han hecho guardia. Esta es otra regla que acabo de aprender: el día antes de una inmersión los buceadores están exentos de guardia, también el día siguiente. Carlos no sé, pero yo después de una jornada tan emocionante, " me voy pa' cama ", que diria Bibi.


A continuación:

Leaving Harbour Towne Marina ( Fort Lauderdale ). Wednesday, April 20 2005

Leer el artículo siguiente