El grosor importa ... y mucho. Miércoles, 11 de Mayo de 2005 - Oceana Europe
Home / Blog / El grosor importa … y mucho. Miércoles, 11 de Mayo de 2005

mayo 11, 2005

El grosor importa … y mucho. Miércoles, 11 de Mayo de 2005

Topics: 

 

Bajo el agua, los buceadores pierden calor muy rápidamente. Los trajes de neopreno están diseñados con distintos grosores para utilizarlos según el área donde se realice la inmersión y la temperatura del agua. Los hay largos y cortos. Por ejemplo, bucear en zona de arrecife con traje corto no es muy recomendable, porque hay muchos animales urticantes, como medusas, corales, erizos… y el neopreno funciona también a modo de escudo.

En la salida que vamos a hacer hoy, después de cuatro días fondeados en Saint George ( debido a los fuertes vientos que nos obligaron a poner rumbo aquí antes de lo previsto ), los buceadores de Oceana utilizan trajes de siete milímetros, pues aunque ha amanecido soleado, hace frío. » En las aguas de Bermuda, en esta época del año, los de cinco milímetros se nos quedan cortos…», dice Sole, una de las buceadoras de ZOEA que participa en la expedición de OCEANA. Son del tipo que usan habitualmente, denominado » húmedo » porque, al sumergirse, una fina película de agua queda estancada entre el traje y la piel. Al no circular, se calienta y actúa a modo de termorregulador, sigue explicándome Sole. Hay otro tipo de traje, denominado » seco «, que los buceadores se ponen encima de su ropa habitual, y un tercer tipo intermedio, que es el semiseco.

Mar MasUna vez resuelta la elección del traje, los escarpines y la capucha son otras dos prendas básicas en su indumentaria. Los primeros son unas botas de neopreno con suela, que ayudan a encajar el pie en las aletas, además de proteger del frío. Igual que la capucha para cubrir la cabeza. Mar, la camarografa de Oceana, prefiere ponerse un pañuelo, al estilo pirata. Hoy precisamente estrena otro.» Sólo uso los que me regalan las amigas, me trae suerte «, dice. Y, efectivamente, la ha tenido. Filmando a un palmo de su nariz a una carabela portuguesa ( Physalia physalis ). Tan absorta estaba en ello que los tentáculos del animal se han enroscado en un par de ocasiones en la carcasa de su cámara, hasta el punto de verse obligada a apartarlos con el dorso de su cuchillo de seguridad. Houss, que además de ocuparse de la fotografía también da apoyo a Mar bajo el agua, también estaba muy pendiente de ella y, cuando la cosa se ha puesto fea, le ha separado del animal.

Mar Mas

Las gafas de buceo son, lógicamente, un elemento imprescindible. En su elección entran en juego factores muy personales. Las de Mar, por ejemplo, están graduadas pues tiene miopía. Pero con su miopía y una sensibilidad especial bajo el agua, Mar filma imágenes sorprendentes e impactantes.

Los guantes también protegen del frío y de posibles accidentes, pero quitan mucha sensibilidad. Houss y Sole, por ejemplo, no los utilizan. Pero Mar -este es otro de sus rasgos distintivos- , sí. Dos grandes agujeros en los dedos índice y pulgar de su guante derecho, a la altura de las yemas, llaman mi atención. No es que se le hayan roto, no: » Los he agujereado adrede, para tener sensibilidad a la hora de manejar la cámara «. Hoy sus dedos se asomaban impacientes antes de la inmersión, ya que después del incidente de Bahamas -cuando sonó la alarma de humedad y la cámara se lleno de agua- Mar no había vuelto a filmar bajo el agua..

 

» Carlos, aunque vayamos con el dinghy grande, vamos a procurar que la lancha pequeña esté lista por si alguno sale con frío del agua «, comenta Ricardo, pendiente de los buceadores. Él, que buceará con snorkel, lleva dos trajes, uno largo y otro corto encima, para prevenir. Antes de sumergirse, como siempre, también intercambia impresiones con Mar.

– El viento se está calmando cada vez más.

– Y por lo que dice el parte, va a estar así hasta el sábado.

Pero mejor cuento lo que ocurrió durante la inmersión mañana.