Último día en Columbretes | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

Hoy es nuestro tercer y ultimo día en Columbretes. Lo dedicaremos a la zona oeste del exterior de Isla Grossa. Aquí la pared es más pronunciada y da lugar a abundantes comunidades de esponjas y corales, como los escleractinios y los estoloniferos. También es una zona mas batida y con corrientes que propician la presencia de algunas especies mas de aguas abiertas, como la serviola (Seriola dumerili) o los espetones (Sphyraena sphyraena), pero también las numerosas grietas, cuevecitas y rocas hacen que los meros (Epinephelus margintatus), morenas (Muraena helena), langostas (Palinurus elephas) y peces cardenal (Apogon imberbes) sean frecuentes.

Por cierto, hemos encontrado uno de estos peces cardenal con la puesta en la boca. Esta especie guarda sus huevos en la boca para incubarlos y evitar que otros puedan comérselos.

En el Mediterráneo, los corales escleractinios no forman esos imponentes arrecifes que son tan característicos de las zonas tropicales. Aquí muchos de ellos son corales solitarios o viven en pequeñas colonias, pero si hay algunas especies que pueden recubrir importantes superficies del fondo marino o de estas paredes. Así por ejemplo la madrepora medterranea (Cladocora caespitosa) o algunos de los llamado corales taza como Polycyathus muellerae. Esta pared parece ser muy buena para estas comunidades y para otras especies coloniales “parientes” de los corales, como la anémona incrustante (Parazoanthus axinellae) y las anémonas joya (Corynactis viridis), estas ultimas mostrando toda la gama de colores que pueden tener, que va del verde al rojo, pasando por el naranja y el rosa. Estas inmersiones en zonas rocosas y de pared son muy agradecidas para la vista por el gran colorido que muestran las especies que aquí se encuentran.

Aquí las corvinas o corvallos (Sciaena umbra) parecen mas confiadas. Esta especie ha sufrido un fuerte declive y ahora se encuentra incluida en la lista de animales protegidos por la Convención de Barcelona para el mar Mediterráneo.

Dedicamos gran parte del día a conseguir plasmar los detalles de muchas de las especies que encontramos. Queremos poder identificar a estas especies con detenimiento y luego mostrarlas a todo el mundo para que las conozcan y sepan de su importancia. La tarea no es fácil, pues las diferencias entre algunas especies es mínima y apenas apreciable a simple vista. Y si hablamos ya de esponjas, salvo en algunos casos muy característicos, su correcta identificación solo puede hacerse en laboratorio. Como estamos en una reserva y nuestra intención no es recolectar muestras nos contentamos con acercarnos lo mas posible a su clarificación taxonómica, pero muchas veces solo podremos decir que es “una esponja”. Por suerte si podemos identificar a una de ellas, Acanthella acuta, que que nosotros sepamos, todavía no había sido referenciada en estas islas.

Nos preocupa mucho tener buenas imágenes de estas especies que encontramos porque van a ser fundamentales cuando queramos explicar su papel en el ecosistema y conseguir que la opinión publica entienda la importancia de su conservación. Muchas especies marinas no tienen nombre común, sino solo el científico y esto, junto a las palabrejas extrañas con las que las denominamos (briozoos, sipunculidos, rodofíceas, etc.) no hace fácil acercar el mar a la gente. Como animales terrestres que somos, las aguas marinas nos son ajenas y, además, sus seres vivos no siguen las mismas pautas que en tierra. Aquí no todo lo que esta quieto o fijo al suelo es vegetal, ni todo lo que se mueve es animal, aquí las “hierbas” nadan y los animales “echan raíces”.

A continuación:

On Ferrera Island

Leer el artículo siguiente