Tras la tempestad viene la calma | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

Eran las siete de la mañana cuando iniciamos lo que sería un buen día para todos. Una nueva jornada de trabajo con la incertidumbre de no saber si las condiciones marítimas nos permitirían descender el ROV a varios cientos de metros de profundidad. La suerte nos ha acompañado, pudiendo documentar interesantes fondos de fango detríticos con afloramientos rocosos.

Tras varias horas de inmersión en los fondos profundos de la isla, nos trasladamos satisfechos hacia el puerto. Por el camino, una vez más el océano nos complació con un buen regalo: una decena de delfines mulares (Tursiops truncatus) que nos deleitaron con su grata presencia en la proa de nuestro barco.

© OCEANA/ Carlos Minguell

A continuación:

Microplastics found throughout Baltic

Leer el artículo siguiente