Regata Ermenegildo Zegna en Portofino | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

El Ranger llegó el jueves a Portofino, cerca de Génova (Italia), donde pretendemos documentar la zona marina protegida. Además, la Fundación Ermenegildo Zegna ha invitado al Oceana Ranger y su tripulación a participar en una conferencia de prensa de lo más concurrida, ya que este fin de semana se celebra la 25ª Regata Ermenegildo Zegna.

El sábado por la mañana tuvo lugar la conferencia de prensa, a la que asistieron más de 100 periodistas de todo el mundo invitados por el grupo Zegna. Paolo y Gildo Zegna presentaron un informe económico de la empresa, tras lo cual Anna Zegna habló de la Fundación Ermenegildo Zegna y de su implicación en temas medioambientales, destacando la colaboración con Oceana en la protección de ecosistemas marinos. El invitado especial al acto fue Ted Danson, actor y miembro del Consejo de Oceana, quien ofreció una magnífica presentación sobre los dos años que Oceana lleva colaborando con la Fundación Ermenegildo Zegna y sobre el proyecto que estamos preparando para este año: proteger los corales y otros hábitats vulnerables en el Mediterráneo. La Fundación Ermenegildo Zegna ya financió la investigación que Oceana llevó a cabo el pasado año en el Banco Gorringe, un espectacular conjunto de montañas submarinas muy ricas en corales y vida marina, cerca de las Azores en el Océano Atlántico.

Después de la conferencia de prensa fuimos todos a ver la regata desde unos barcos puestos a disposición de los periodistas. Lucía el Sol, así que todo fue como la seda. Por la noche nos invitaron a una cena en el castillo de Portofino, donde en compañía de más de 300 personas pudimos disfrutar de una deliciosa comida y de una vista increíble desde la cima de la colina sobre la que está construido el castillo. Rematamos la velada con un concierto de los Gipsy Kings en la piazzeta de Portofino.

Al día siguiente embarcamos en el Ranger con Ted Danson, Andrew Sharpless (Consejero Delegado de Oceana), Steve McAllister (miembro del Consejo) y el resto de la tripulación para fotografiarles y rodar sus declaraciones, que uniremos a la información que enviemos a los medios de comunicación.

Marta y yo tuvimos que irnos a la hora de comer para no perder el avión que debía llevarnos a Milán y luego a Madrid, así que nos despedimos de la tripulación. Carlos, director de operaciones de Oceana para el Ranger, nos llevó en la zodiac hasta Santa Margherita. Estábamos satisfechas. El fin de semana había valido la pena y muy pronto tendríamos ocasión de estar otra vez a bordo.

A continuación:

Bringing the Ranger to Brussels

Leer el artículo siguiente