Protegiendo lo desconocido | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?
OCEANA / © LIFE BaĦAR for N2K

Dicen que el espacio es la "frontera final", pues si es, las profundidades del océano son sin duda la última frontera. Hasta el día de hoy es difícil imaginar, a pesar de toda nuestra tecnología avanzada, que sepamos más sobre otros sistemas solares, a miles de millones de kilómetros de distancia, que sepamos sobre los complejos ecosistemas que habitan las aguas profundas del océano, a tan solo 400 m bajo la superficie del mar.

Aproximadamente solo se ha explorado una quinta parte del océano. En comparación a la astronomía, donde el sujeto está mayormente a salvo del impacto humano, los científicos marinos están cada vez más preocupados de que estemos en una carrera por el tiempo: estos lugares desconocidos son vulnerables a los efectos causados por los humanos, desde nuestra excesiva dependencia de plásticos de un solo uso a para prácticas de pesca insostenibles (y a veces incluso, ilegales) como el arrastre de fondo. En fin, nuestras acciones pueden dañar, o incluso destruir, ecosistemas complejos antes de que se puedan observarse en su estado natural.     

Imagen de un pescador en la popa de un arrastrero frente a las costas de Huelva, España. Tenga en cuenta las gorgonias desarraigadas en la red. © OCEANA / Juan Cuetos

Fondo marino cubierto en basura marina, incluidos plásticos de un solo uso a 815 m. Banco del Bagno, Islas Eolias, Sicilia, Italia. © OCEANA

 

"Para agravar aún más esta carrera del tiempo ", dice Nicolas Fournier, director de la campaña de protección marina de Oceana en Europa, " también hay una especie de paradoja política en juego cuando se trata de proteger estos lugares: los gobiernos y los organismos internacionales necesitan datos para demostrar por qué un área necesita ser protegido y usan ese argumento como una excusa para no tomar medidas. Pero el principio de precaución nos dice lo contrario: en ausencia de una ciencia sólida debemos actuar con cautela en desde el principio, es decir, proteger lo desconocido ”.

Entra Oceana y su búsqueda definitiva de datos, especialmente en las áreas menos exploradas de nuestros mares: los hábitats oscuros. Un dominio oscuro que parece desprovisto de vida, hasta que se encienden los focos del vehículo operado a distancia (ROV) ...

Está lleno de vida, pero a diferencia de lo que ocurre cerca o en la superficie de la tierra, este es un reino completamente de animales; no hay plantas ”, dice Ricardo Aguilar, senior advisor y líder de expediciones de Oceana. “La falta de luz y las bajas temperaturas permite que se desarrollen ecosistemas muy interesantes y únicos, llenos de animales como carroñeros merodeadores hasta complejas comunidades simbióticas compuestas por dos o más especies interdependientes. Cada vez que piloteamos el ROV pasamos la zona mesopelágica y entramos al la oscuridad, estoy nervioso e inquieto, ¿quién sabe qué veremos allí abajo?

ROV iniciando su viaje al fondo del mar... Gozo, Malta. LIFE BaHAR Malta 2015 E xpedición. Junio de 2015. © OCEANA / Carlos Minguell

El piloto del ROV José Manuel Sáez, Ricardo Aguilar y la científica marina Dilvia García viendo una transmisión en vivo desde el ROV. Gozo, Malta. Expedición LIFE BaHAR Malta 2015. Junio de 2015. © OCEANA / Carlos Minguell

Aguilar dirigió más de dos docenas de expediciones de Oceana en aguas europeas durante los últimos 15 años, muchas de las cuales se realizaron investigaciones a profundidades superiores a los 400 m. Junto su equipo de científicos, buceadores y otros especialistas, han descubierto nuevas especies, mapeado de los fondos marinos y adquirido terabytes y terabytes de datos sobre algunos de los tesoros marinos más valiosos de Europa, incluidos 15 puntos críticos de biodiversidad marina únicos que necesitan protección inmediata.

Imágenes de fauna encontrada en diferentes hábitats oscuros adquiridos durante varias expediciones de Oceana. © OCEANA

 

Pero aún así, esto es solo un pequeño vistazo de lo que se puedo encontrar en las profundidades, y se necesita más investigación para que podamos proteger áreas de las que carecemos información. Una las mejores rutas de protección de los océanos y, a su vez ampliar nuestro conocimiento científico, es utilizar los objetivos de la iniciativa "30x30 " como punto de partida para lograr que los gobiernos europeos se comprometan con una mayor protección y comiencen a actuar ahora con los datos disponibles, antes de demasiado tarde.

Tú puedes ayudarnos en aprender más sobre esta última frontera, ¡simplemente haga clic en Me gusta o comparta esta publicación!

Más información:

Plan de Acción Marina del Convenio de Barcelona

A continuación:

Ciencia e igualdad de género: ¿cómo cerrar la brecha en la academia?

Leer el artículo siguiente