Maërl, coralígeno y barcos | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

Hoy hemos dormido al pairo, muy cerca de un fondeadero inmenso de barcos gigantes. De noche, además de la luz de las estrellas, las luces de los barcos parecen ciudades en medio de la nada. El buen tiempo acompaña y mi primera noche en estas circunstancias la paso con éxito. A las siete, un desayuno rico y variado para coger fuerzas,  y nos ponemos rumbo al primer punto de inmersión de ROV. Marineros, técnicos de ROV, oficial, capitán y campaigner, van todos a una para que la maniobra sea un éxito, una y otra vez…hasta llegar a siete. Inmersiones iguales pero diferentes. Una con maërl acompañado por las láminas escotadas y verdes de Flabellia petiolata; otra de maërl con crinoideos con cuerpo enterrado pero delatados por sus patas plumosas que salen de la arena; otra con maërl y ophiuras; otra con maërl y “herba torta” (Phyllophora crispa). Y, de vez en cuando, una roca se erige rompiendo el paisaje, a veces con coralígeno evidente y otras cubierto por una especie de nieve de limo. Aquí, una langosta nos observa desde su guarida, los tres colas y los serranos campan a sus anchas y, en una ocasión, aparecen gorgonias. También, de vez en cuando, un surco nos recuerda el impacto de las anclas del fondeadero que, según dicen, ocupa una superficie igual que la isla de Malta. Esperemos que esta campaña sirva, entre otras cosas, para concienciar sobre la necesidad para mejor regulación de atraques para permitir la recuperación de los ricos fondos que alberga este “Bahar”.

 

 

A continuación:

A busy day!

Leer el artículo siguiente