El día después | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

Día libre. El día después de la final del Mundial. Nada fue un sueño. ¡España es campeona del mundo! Holanda ha vuelto a perder otra final :-(

Ayer lo festejamos todos juntos, tal y como prometimos, sin que importase quién había ganado. Día libre. Suena genial. Fue genial. Pero no implicaba que no hubiera nada que hacer.

Mañana volvemos a zarpar rumbo al Mediterráneo, por lo que hoy ha sido un día de preparativos.

La tripulación de cabina abandonó el Ranger de camino a Madrid pronto por la mañana, dejando sitio para que los buceadores volvamos al barco. Después de pasar la noche en el hostal, volvimos a nuestras viejas literas del Ranger. ¡Hogar, dulce hogar!

El fotógrafo y el productor de vídeo aprovecharon este tiempo para centrarse en el trabajo realizado los días anteriores. Los marineros prepararon el Ranger para el viaje. Los científicos aprovecharon un día sin pruebas para preparar toda la información acumulada. Llegaron comida y abastecimientos. Había que sacar la zodiac (que la semana pasada usamos los buceadores) del agua y devolverla a Madrid para guardarla.

Thierry y yo nos encargamos del equipo de buceo. Por suerte, ya metimos ayer el compresor en el Ranger. Pero hoy tuvimos que meter el resto del equipo de buceo para guardarlo en la proa de estribor (parte delantera derecha) del catamarán. El sol quemaba sobre el casco de aluminio, por lo que colgar los trajes y los chalecos era agotador, especialmente amarrar las botellas. Realmente agotador. Pero había que hacerlo. En lo que se refiere al buceo, la seguridad es lo primero. Y cuando se habla de aire comprimido, no se bromea.

Día libre. No es un día sin trabajo, pero sí que encontré tiempo para descansar. Leí mi correo electrónico, lo que decía la prensa holandesa sobre otra final del Mundial perdida. Conseguí hablar con mis padres, mi hermana y mi novia y tuve tiempo para no hacer nada y descansar, antes de volver al Mediterráneo mañana. Con todo, ha sido un buen día.

A continuación:

Los fondos frente a Doñana

Leer el artículo siguiente