De Galicia a Asturias | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

Hoy ha sido el último día que pasamos en aguas de Galicia. Hacemos con el ROV un par de inmersiones, en un bajo a 30 millas de la costa y en la plataforma continental frente a Ribadeo, a 25 millas. Estas distancias suponen casi 4 horas de navegación, para lo que salimos a las 6 a.m. del puerto de Viveiro. Por suerte tenemos muy buena meteo y podemos trabajar en perfectas condiciones.

Estamos en aguas frías y muy claras, hay mucha visibilidad. Podemos ver el lastre del ROV (peso que ayuda a mantener la posición del robot bajo el agua) hasta 20 metros de distancia, estando a 130 metros de profundidad. Pero de nuevo, ocurre que tenemos que dar por falsa la existencia de esta montaña submarina, porque tras una serie de sondeos de la zona, no encontramos nada, aparte de grandes profundidades. La segunda inmersión, ya en la plataforma a 180m, se alarga por más de 3 horas. Encontramos gran cantidad de equinodermos, como la estrella de pie de pato (Anseropoda placenta), que sólo se encuentra a bastante profundidad. Cabe destacar la gran cantidad de misidáceos que hay por todas partes, pequeñas gambas que suponen una importante fuente de alimento para muchas especies.

Los avistamientos de cetáceos de hoy han sido especialmente numerosos, más que cualquier otro día. Hemos visto delfines mulares (Tursiops truncatus) y comunes (Delphinus delphis), varios grupos a lo largo del día, navegando a gran velocidad unos y jugando en nuestra proa otros. Un par de veces, a la mañana, también hemos avistado cetáceos que no podemos identificar, pues ha sido durante muy poco tiempo o demasiado lejos. En uno de los casos el individuo era de aleta dorsal más larga que un mular, quizás era un calderón (Grampus sp.). En el otro caso, los dos individuos avistados eran más grandes y oscuros que cualquier delfín, pudiendo ser calderones también.

Para terminar el día, fondeamos en una ensenada, al W de Cabo Busto ya en aguas asturianas, para hacer una inmersión nocturna de submarinistas. A los 5 minutos de sumergirse, cuando ya en el fondo junto al barco, salen a respirar a escasos metros de nosotros un par de cetáceos, que suponemos delfines. Los oímos durante unos minutos. Esperábamos que los hubieran podido grabar y fotografiar, pero no hubo suerte. Lo que sí pudieron fue documentar la frenética actividad nocturna de cefalópodos como calamares (Loligo sp.), sepias (Sepia sp.) y pulpos (Octopus sp.) alimentándose. También encontramos muchos peces, como caballas (Scomber sp.) y jureles (Trachurus sp.), salmonetes (Mullus sp.), rubios (Trigloporus lastoviza), fanecas (Trisopterus luscus) entre otros.

A continuación:

Could this be one of the last Atlantic Bluefin Tuna?

Leer el artículo siguiente