04 Julio 2011 | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

Después de estar varios días “ROVeando” frente al Cabo San Vicente y durmiendo fondeados en la Ensenada de Sagres decidimos alterar radicalmente los planes: ya que no se iba a poder ir a Gorringe  durante largo tiempo pondríamos a esta cáscara de nuez proas al Mediterráneo de nuevo. Tenemos diversos trabajos por hacer en el Mar de Alborán y mientras tanto estaremos bien atentos a la previsión meteorológica. Si vemos que aparece una ventana de bonanza suficientemente amplia para trabajar en Gorringe volveremos de nuevo al Atlántico como locos. Total, sólo estaremos a tres días de navegación de la gran montaña submarina… ¡No habrá que dejar escapar la oportunidad!

La tripulación ya se ha conformado de forma definitiva. Nuestros amigos portugueses se han desembarcado por ahora y los buzos, que estaban en tierra abandonados, como ya se ha visto, a su suerte, se han incorporado a bordo y volvemos a estar apretados como es habitual en estas campañas. Cámaras de fotos, de vídeo, trípodes, objetivos, carcasas, los aparatos del ROV… Hay material por todos lados aunque eso sí, con orden y concierto. Cada uno tiene su zona y su sitio de trabajo y se respeta escrupulosamente el área asignada. No puede ser de otra manera si no queremos que la Entropía se haga dueña del barco.

Esta mañana hemos partido de Portimão y el barco luce con las velas al sol para aprovechar una buena brisa que nos empuja decidida hacia el Estrecho de Gibraltar. Estos días atrás hemos estado padeciendo las nortadas de la costa de Sagres por lo que se agradece la mar llana, la sombra de las velas y el run run suave del motor al ralentí ayudando tan solo a hacer la velocidad precisa para estar en el siguiente punto de inmersión del ROV según el nuevo programa: el Banco de Cabliers, 36 millas al N de las Islas Chafarinas. Y eso será el día 6 por la mañana.

A continuación:

01 Julio 2011

Leer el artículo siguiente