Oceana evidencia la pesca de arrastre ilegal en aguas de la Comunidad Valenciana - Oceana Europe

Oceana evidencia la pesca de arrastre ilegal en aguas de la Comunidad Valenciana

El equipo de Oceana filma marcas de arrastre en fondos protegidos y pesqueros faenando en zonas prohibidas.

Press Release Date: agosto 22, 2013

Location: Madrid

Contact:

Oceana Web 202.000.0000

El catamarán de investigación Oceana Ranger ha estado durante la última semana estudiando los fondos marinos de la Comunidad Valenciana, donde ha encontrado numerosas pruebas del uso ilegal del arrastre de fondo sobre fondos prohibidos.

Decenas de marcas de arrastre en fondos protegidos y diversos pesqueros faenando en aguas prohibidas son las pruebas más evidentes de estas prácticas ilegales que destruyen los ecosistemas más productivos de nuestros mares.

Las imágenes de Oceana, grabadas por medio de un robot submarino (ROV), muestran fondos de algas rojas, como los maërl, totalmente triturados por el paso constante de redes de arrastre sobre ellos. El Plan Integral de gestión de pesca del Mediterráneo, aprobado por el Gobierno español, y el Reglamento del Consejo Europeo para la explotación sostenible de los recursos pesqueros del Mediterráneo prohíben el arrastre sobre algunos de los ecosistemas más sensibles de este mar, como las praderas de plantas marinas y los fondos de algas rojas calcáreas (como el maërl y el coralígeno). Sin embargo, la falta de vigilancia y de aplicación de la legislación hace que muchas más hectáreas de fondos protegidos sean destruidas a diario.

“Hemos encontrado fondos de algas rojas calcáreas literalmente triturados, así como marcas de arrastre en fondos de fango a sólo unos 30-35 metros, pese a que está prohibida esta actividad a menos de 50 metros de profundidad”, ha declarado Ricardo Aguilar, director de campaña a bordo del Ranger.

La impunidad con la que faenan muchos pesqueros sobre fondos prohibidos es, a juicio de Oceana, incomprensible. “La tecnología pesquera existente permite detectar hasta el último pez en el agua, mientras que los métodos de gestión y control no se han desarrollado al mismo nivel”, ha añadido Ricardo Aguilar.

Los fondos estudiados por Oceana van desde las aguas cercanas a la Reserva Marina de las Islas Columbretes hasta el Cabo de La Nao. En todas las inmersiones realizadas se encontraron daños del arrastre sobre los fondos, y en multitud de ocasiones sobre fondos prohibidos.

En un solo tramo de apenas 800 metros de longitud frente a Cabo de La Nao se detectaron cerca de una veintena de marcas de arrastre en fondos prohibidos.

El arrastre en estas zonas provoca una fuerte turbidez que evita la entrada de la luz solar en el agua, impidiendo que las algas y otras plantas marinas realicen la fotosíntesis, y acaba enterrando a numerosos organismos marinos, incluso a kilómetros de distancia.

Oceana ha solicitado a los gobiernos central y autonómico que se doten de mayor presupuesto, eficacia y dedicación a los sistemas de vigilancia y gestión pesquera para evitar abusos y acciones ilegales.