Oceana y la Fundación Biodiversidad presentan una propuesta para triplicar los hábitats marinos protegidos | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

Oceana y la Fundación Biodiversidad presentan una propuesta para triplicar los hábitats marinos protegidos

“Hábitats en peligro. Propuesta de protección de Oceana” documenta la posibilidad de considerar nuevos ecosistemas, susceptibles de ser incluidos en la Directiva Europea de Hábitats.

Press Release Date

Martes, Febrero 13, 2007
Ubicación: Madrid

Sólo 1 de cada 11 hectáreas de áreas protegidas en el mundo son marinas, mientras que en España esta cifra baja a menos de 1 cada 33. Además, en la Unión Europea, sólo 9 de los más de 200 hábitats recogidos en su legislación de conservación de la naturaleza son marinos. Esta enorme diferencia, que ha propiciado que sólo el 0,5% de la extensión total de mares y océanos tenga alguna figura de protección, es la que ha llevado a Oceana y a la Fundación Biodiversidad a proponer un avance considerable en la legislación para la conservación de la biodiversidad marina y reducir las deficiencias en materia de protección océanica, triplicando el número de habitats que deberían ser protegidos en la Unión Europea.

En un acto presidido por el Secretario General para el Territorio y la Biodiversidad, Antonio Serrano, la Directora de la Fundación Biodiversidad, María Artola, y el Director de Oceana para Europa, Xavier Pastor, han presentado hoy “Hábitats en peligro. Propuesta de protección de Oceana”, un informe científico fruto de la investigación realizada por el equipo de Oceana y que ha contado con el apoyo de la Fundación Biodiversidad. Se trata de una propuesta de protección de una treintena de hábitats, la mayoría de los cuales no están incluidos en la Directiva Hábitats, y que, dado su valor natural, Oceana considera que deben tenerse en cuenta.

Para elaborar esta propuesta, y junto al trabajo de recopilación bibliográfica, Oceana ha recorrido cerca de 10.000 millas de aguas marinas europeas, ha realizado más de 200 horas de inmersiones, ha utilizado un robot submarino para acceder a fondos profundos, y ha recopilado información de los hábitats más importantes y vulnerables, incluyendo más de 100 horas de grabación submarinas y por encima de 5.000 fotografías.

El hecho de necesitar una mayor representatividad de los hábitats marinos en el entorno europeo ha llevado a Oceana a documentar en campañas sucesivas algunos de los elementos necesarios para tomar en consideración y apoyar el proceso de revisión de la Directiva Hábitats iniciado en 2003. La falta de protección de determinados fondos marinos en el marco europeo es una de las carencias más graves de la actual Directiva Hábitats, una herramienta fundamental para que la UE pueda cumplir el objetivo de detener la pérdida de biodiversidad para el año 2010.

Diversos estudios científicos han puesto de manifiesto la fuerte pérdida de biodiversidad en los océanos y el marcado declive de los stocks pesqueros, la mayoría de los cuales podría colapsarse antes de 2050. Por esta razón Naciones Unidas también ha hecho un llamamiento para incrementar las áreas marinas protegidas, como una de las medidas para frenar el deterioro de los mares.

En el informe, Oceana propone los siguientes tipos de hábitats, que podrían ser considerados de interés comunitario, y entre los que se encuentran los principales ecosistemas marinos: montañas submarinas, gases constructores, hábitats pelágicos, desiertos marinos, arrecifes de coral (incluyendo los corales de aguas profundas), jardines de gorgonias, campos de esponjas, arrecifes de moluscos bivalvos, poliquetos y crustáceos cirrípedos, prados de algas verdes, concreciones de algas rojas (coralígeno, comunidades de maërl, etc.) y bosques de laminarias.

Otros hábitats que deberían también tenerse en consideración son los sotobosques de algas pardas, los prados mixtos de alfas fotófilas y/o céspedes mixtos de algas, los mantos de algas filamentosas, las charcas intermareales, los hábitats con grandes especies coloniales de hidrozoos, briozoos y tunicados, y los antozoos coloniales.

Los hábitats mencionados constituyen verdaderos puntos calientes de biodiversidad y albergan ecosistemas frágiles que requieren una protección urgente. En resumen, se ha tratado de documentar una representación de las estructuras geomorfológicas, hidromorfológicas y biogénicas que constituyen una parte integrante fundamental del patrimonio natural presente en el entorno europeo.

Además, durante el proceso de investigación, surgió la posibilidad de realizar un estudio sobre los movimientos migratorios de las tortugas, así como de su comportamiento dentro de las preferencias estructurales de sus poblaciones atendiendo a variables como temperatura superficial del agua, profundidades, etc. El principal objetivo de este trabajo, plasmado en el informe “Tortugas. Migraciones y preferencias de hábitat de la tortuga boba en el Mediterráneo”, es contribuir a estrategias de conservación que eviten las capturas accidentales de estos animales en diferentes artes de pesca.

El marcado de las tortugas se ha realizado mediante la aplicación de una marca externa (metálica), otra subcutánea (microchip) y marcas transmisoras por satélite en el caparazón de nueve tortugas bobas capturadas y liberadas entre el mar de Alborán y el mar Balear.