Oceana rechaza las peligrosas declaraciones de Sarkozy sobre cuotas y pesquerías europeas | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

Oceana rechaza las peligrosas declaraciones de Sarkozy sobre cuotas y pesquerías europeas

La respuesta del Presidente francés, Nicolas Sarkozy, muestra una reacción política irreflexiva y poco juiciosa a las demandas de los pescadores franceses, al tiempo que refleja una falta de conocimiento de los retos que presentan las pesquerías europea

Press Release Date

Lunes, Enero 21, 2008
Ubicación: Madrid
Contacto: Marta Madina: mmadina@oceana.org 0034 911 440 884

Según Oceana, la Comisión Europea, científicos, organizaciones conservacionistas y muchos responsables políticos con sentido común comparten su preocupación sobre el futuro de las pesquerías europeas, y están tratando de trabajar unidos para lograr la recuperación de los océanos y asegurar la sostenibilidad del sector. Las declaraciones del Presidente Sarkozy son irresponsables y peligrosas para el futuro de nuestros océanos y para la supervivencia de las pesquerías europeas. Sus comentarios pueden llevar a que los gobiernos de otros países, como España o Italia, presionados por sus lobbies pesqueros, también pretendan ignorar las decisiones europeas sobre pesca.

Algunos de los puntos más endebles de la Política Pesquera Común han llevado a una situación de sobreexplotación pesquera, así como de sobrecapitalización y sobrecapacidad de las flotas. Según Oceana, el “circo” que se celebra cada año para fijar las cuotas constituye uno de esos aspectos negativos. Sin embargo, debilitar aún más el sistema de cuotas, como sugiere el Presidente Sarkozy, sólo puede agravar la situación actual. En opinión de los portavoces de esta organización de conservación marina “resulta indispensable establecer políticas a largo plazo para asegurar la recuperación de las reservas pesqueras europeas ya agotadas, así como un control de pesca riguroso para prevenir la sobrepesca y las actividades ilegales, y el establecimiento de medidas para reducir la flota europea”.