Oceana pide a España que apoye la protección inmediata de dos especies de tiburón en peligro crítico de extinción | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

Oceana pide a España que apoye la protección inmediata de dos especies de tiburón en peligro crítico de extinción

El apoyo de España es crucial para que la Unión Europea proponga a la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) que regule su comercio.

Press Release Date

Jueves, Diciembre 14, 2006
Ubicación: Madrid
Contacto: Marta Madina: mmadina@oceana.org 0034 911 440 884

Dos especies de tiburones de aguas europeas en peligro crítico de extinción, la mielga y el cailón, tienen una nueva oportunidad de recibir protección. Las dos especies han sido tradicionalmente capturadas para el consumo humano, pero el exceso de capturas ha hecho que sus poblaciones europeas estén ahora agotadas. En el caso de la mielga, sus poblaciones han disminuido un 95%.

Los días 18 y 19 de diciembre, el Grupo de Revisión Científica de la Comisión Europea y el Comité CITES se reunirán para decidir si proponen la protección de estas especies al Secretariado de CITES para su debate en la próxima Conferencia de las Partes en 2007.

La mielga (Squalus acanthias) es un tiburón pequeño de costa que ha sido capturado casi hasta su desaparición. El cailón o marrajo sardinero (Lamna nasus) es un tiburón oceánico altamente migratorio, pariente del gran tiburón blanco capturado accidentalmente en algunas pesquerías de túnidos y pez espada.

A pesar de su crítica situación y las recomendaciones científicas, varias propuestas previas no han contado todavía con el apoyo necesario para su inclusión en los convenios internacionales de protección de fauna y flora. El año pasado la UE no pudo alcanzar el consenso necesario para proteger a estas especies y, este año, varios foros internacionales han fracasado a la hora de establecer medidas de gestión para estos dos tiburones.

En su reunión anual de noviembre, ICCAT (Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico) perdió también una oportunidad para proteger a los tiburones al no proponer ninguna medida de gestión ni establecer límites de pesca para los tiburones capturados en las aguas que gestiona.

El Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) ha aconsejado a todos los países del Atlántico Nordeste que no se permitan capturas de estas dos especies debido a lo vulnerable que son a la sobreexplotación y al mal estado de los stocks. Sin embargo, una vez más, la Comisión de Pesquerías de la UE ha desoído los consejos científicos y ha propuesto capturas de pesca muy por encima de lo que pueden soportar estos animales. Si los gobiernos de la UE no lo impiden, en 2007 se podrían capturar 240 toneladas de cailón y 841 toneladas de mielga. Las poblaciones europeas de ambas especies, de crecimiento lento y una tasa reproductiva baja, están clasificadas como "en peligro crítico de extinción” según la Lista Roja de la Unión Mundial para la Naturaleza.

La propuesta de protección presentada por el Gobierno alemán, que intenta evitar la extinción de estas especies, necesitará el apoyo de una mayoría de los Estados Miembros de la UE para progresar. Oceana pide a las autoridades españolas que voten a favor de la propuesta en diciembre, respaldando así la opinión de las autoridades científicas que anunciaron su apoyo a la propuesta en la última reunión de su Grupo de Revisión Científica. El apoyo de España es crucial para que la propuesta pueda llegar a la reunión anual de CITES donde
se tomará la decisión final sobre la inclusión de estas especies en sus listados.

El convenio CITES proporciona un marco legal para regular el comercio de especies en riesgo de extinción. En un segundo intento de proteger al cailón y a la mielga, Alemania ha propuesto que ambas especies aparezcan en la lista del Apéndice II. Este apéndice incluye aquellas especies que pueden llegar a estar amenazadas de extinción si su comercio no se regula de forma estricta. El Apéndice II sirve para limitar el comercio a niveles sostenibles por medio de permisos de exportación, que sólo reciben autorización si se demuestra que el comercio no se va a realizar en detrimento de la supervivencia de las especies. Ambas especies participan en el comercio internacional en grandes cantidades y, por tanto, son suficientemente relevantes para que CITES les preste atención.

España ha anunciado varias veces que está a favor de la explotación sostenible de los recursos marinos, sin embargo ha dado muy pocos pasos en este sentido. En este momento tiene una buena oportunidad para demostrar que sus palabras son ciertas apoyando la propuesta para la inclusión de estas dos especies en los listados de CITES”, declaró Xavier Pastor, Director de Oceana en Europa. De hecho, añadir estas dos especies al Apéndice II tendrá muy pocas consecuencias en las pesquerías españolas y europeas, ya que afectaría principalmente a otros países que las exportan a Estados Unidos para su consumo.