El Oceana Ranger se encuentra en el Mar Menor entre miles de medusas | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

El Oceana Ranger se encuentra en el Mar Menor entre miles de medusas

El catamarán de investigación de Oceana continúa con su Expedición 2006 por la costa española para documentar hábitats marinos.

Press Release Date

Viernes, Julio 28, 2006
Ubicación: Madrid

Después de sus trabajos en Italia y Francia dedicados a la documentación de rederos ilegales de deriva, el catamarán de la organización conservacionista internacional se encuentra en aguas españolas documentando hábitats críticos del Mediterráneo para reclamar su protección.

El objetivo es documentar el estado de conservación de una serie de hábitats para los que la organización solicita su inclusión en la Directiva Hábitats de la Unión Europea, que será revisada en 2007. A bordo del Oceana Ranger, un equipo de biólogos marinos, apoyados por camarógrafos y fotógrafos, se encuentra buceando en zonas especialmente seleccionadas por su biodiversidad marina.

En su navegación por las aguas del Mar Menor, donde ahora mismo se encuentra para documentar fanerógamas marinas, el Ranger se ha visto rodeado de medusas. En las últimas semanas muchas de las playas del litoral español están sufriendo la invasión de esta especie, lo que está afectando al sector turístico y al bienestar de los bañistas, ya que muchas personas están sufriendo picaduras.

Pero no todas las medusas son peligrosas para el ser humano. Mientras que la medusa que este año esta siendo más frecuente en las zonas de baño, conocida como acalefo luminoso (Pelagia noctiluca) puede provocar fuertes hinchazones, escozores y reacciones alérgicas por sus potentes células urticantes; otras muchas de las que se encuentran en grandes números son totalmente inofensivas, como la medusa pulmón (Rhizostoma pulmo) ya que sus células urticantes no pueden atravesar la piel  o la medusa huevo frito (Cotylorhiza tuberculata) que sólo los ejemplares grandes pueden llegar a provocar un ligero picor.

Las causas de esta invasión de medusas no son claras y se desconocen en su totalidad, pero entre los factores que pueden provocar esta circunstancia se encuentran el aumento de la temperatura del agua por el cambio climático, la disminución de depredadores debido a la sobrepesca, la alta salinidad y el aumento de nutrientes por contaminación de las costas.

La periodicidad de estas invasiones de medusas no es un fenómeno casual, se debe a que las características del agua han cambiado por las variaciones de los parámetros oceanográficos (temperatura, salinidad).

Las medusas viven normalmente en alta mar lejos de las zonas costeras, donde el agua es más salina y más cálida. El efecto de acercamiento de medusas a la costa se produce cuando el agua más cercana al litoral, que es más fría y menos salina, deja de actuar como barrera para las medusas porque las condiciones climatológicas están cambiando. Cuando el mar recibe menor cantidad de agua de río proveniente de las lluvias porque hay sequía, existe menor aportación hídrica al mar, la salinidad de las aguas costeras aumenta y se equipara a la del  agua más alejada de la costa.

En lugares como el Mar Menor, además de recibir muchos nutrientes, las altas temperaturas que alcanzan sus aguas (más de 30 grados) y su salinidad, que es casi un 40% mayor que la del Mediterráneo, propician su proliferación.

También, se encuentran otros factores determinantes que favorecen a esta proliferación de medusas como son las corrientes marinas y la disminución de algunos de los predadores de esta especie a causa de su sobreexplotación y las capturas accidentales en artes de pesca como el pez luna (Mola mola), los peces ballesta (Balistes sp.), algunas tortugas marinas -en especial la tortuga laúd (Dermochelys coriacea)-, e incluso, algunas especies de crustáceos, aves marinas, ballenas y tiburones.

“A lo largo de todo el Mediterráneo hemos encontrado medusas, pero en esta zona hemos llegado a ver concentraciones de más de 10 medusas por metro cuadrado. Prácticamente no hay ningún lugar al que miremos que no haya medusas”, ha manifestado Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana en Europa, a bordo del Ranger.