Blog Authors | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

Blog Posts by: Ricardo Aguilar

Tras pasar la noche navegando amanecemos en la costa almeriense del Golfo de Vera. Nos disponemos a trabajar en una pradera de fanerógamas mixtas (Posidonia oceanica y Cymodocea nodosa). En la primera inmersión nos concentramos en la zona de mayor profundidad (unos 25 metros) donde además hay un bajo interesante. Aquí es terreno de Posidonia oceanica, aunque se ven algunos sargazos comunes (Sargassum vulgare) en las rocas. Tambien esta la bonita alga roja Galaxaura oblongata.

Abandonamos La Manga del Mar Menor de madrugada para tener la oportunidad de llegar con las primeras luces a nuestro siguiente punto de inmersión: La Isla de Las Palomas. Un pequeño islote situado al suroeste de Cartagena y que ha sido declarado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Pero como suele ocurrir en muchas de las zonas de protección, sólo es la parte emergida la que goza de esta categoría.

Ayer fue un día de pruebas. Estuvimos analizando la mejor forma de utilizar las cuadriculas, reglas, y demás material que llevamos a bordo para estimar densidades de plantas y algas marinas en los fondos, y comprobar la coordinación de todo el equipo en este proceso. Para ello nos dirigimos a las costas de Altea donde, la ampliación de un puerto deportivo, ha dañado la pradera de Posidonia oceanica y también alguna zona de Cymodocea nodosa.

Fangos y arena. Eso es lo que buscamos. Los fondos de sedimentos finos suelen ser los grandes olvidados de la conservaron marina, además de los “sacrificables” cada vez que se habla de instalar un emisario submarino, permitir métodos de pesca de fuerte impacto o cualquier actividad que se considera necesaria pero dañina. Estos “desiertos” marinos no gozan de la atención de los fondos rocosos, las paredes de gorgonias y esponjas, las praderas marinas y otros ecosistemas más agradables a la vista.

Bajo este extraño nombre “Placer de la Barra Alta” se conoce a un pequeño montículo de unos 60-70 metros de altura que se encuentra a muy pocas millas al oeste suroeste de las Islas Columbretes. Se alza sobre un fondo bastante llano a 80 metros y algunos de sus picos llegan a quedarse a solo unos 9 metros de la superficie. No es de gran extensión, pero tiene unos fondos interesantes.

Hemos pasado la noche fondeados en el cráter del volcán que da origen a Isla Grossa. Durante toda la noche, las pardelas nos han “amenizado” con su llanto: ese sonido que emiten que se asemeja a un bebe llorando. Por suerte, durante la noche la temperatura ha sido mas agradable y nos ha permitido quitarnos de encima el calorazo que hemos sufrió durante todo el día.

Tras abandonar Torredembarra por la noche, al hacerse de día vemos como a nuestro alrededor pasan algunos barcos, incluyendo cruceros, cargueros, etc. Y al fondo distinguimos un arrastrero. Estará a unas dos millas. Al llegar a la zona, vemos como sobre la superficie del mar hay decenas de peces muertos, en su mayoría bogas (Boops boops), muy posiblemente parte de los habituales descartes de estos pesqueros. Hemos recogido algunos con el salabre para poder identificarlos y ver su estado. Muchos de ellos están dañados o reventados.

Páginas