Blog Authors | Oceana Europe
Would you like to view our US Site?

Blog Posts by: Hanna Paulomaki

Esta mañana me he levantado cansada. Quizá sea el efecto de muchos largos días de trabajo en el mar. O quizá del barco inmóvil en puerto, que hacía que el sueño fuera más ligero de lo normal. No lo sé, pero en cualquier caso me ha alegrado saber que este era el último día. También estaba triste, ya que significa decir adiós a mucha gente estupenda. Aunque solo he tenido el placer de pasar un par de semanas con esta tripulación, sentía que me había integrado totalmente.

Hace 54 días que la tripulación de Oceana se embarcó en esta expedición que hoy llega a su fin.

Mi misión era la de documentarla gráficamente y he intentado captar la belleza de este mar, sus luces, su carácter, sus paisajes, sus habitantes...etc. También he reflejado en mis fotos el duro trabajo de mis compañeros durante cada día.

Hoy en Rotterdam recojo mis cosas con ganas de volver a casa con mi familia después de haber recorrido 1600 millas náuticas por el Mar del Norte.

Hoy es el último día en alta mar y hemos podido sumergir el ROV solo una vez, esta mañana. Después las olas y la corriente han ido en aumento indicando que el trabajo aquí está llegando a su fin. La tripulación ha empezado a pensar en el viaje de regreso al puerto y en volver a casa. Ahora nuestra última tarea es reunir a toda la tripulación y preparar el barco para la vuelta. Mañana llegaremos al puerto y entonces tendremos tiempo para las despedidas. La expedición ha sido realmente interesante para mi, un trabajo agradable con buena gente y para una buena causa: ¡perfecto!

Llegando al final de la campaña seguimos haciendo ROV y dragas, en busca de algún pecio donde bucear, ya que desde Noruega hasta Claver Bank no hemos conseguido encontrar ninguno. Estos últimos días de campaña pasan rápido y se trabaja duro para conseguir hacer todo el trabajo previsto.

 

Algo ha cambiado. Después de muchos días de examinar lechos marinos limosos, llegamos ahora a Klaverbank. Es fascinante poder observar de nuevo la vida submarina que se esconde entre rocas y piedras. Encontramos enormes algas tipo codium fragile, cangrejos comestibles, esponjas y otras especies del sustrato duro. Para mí, como biólogo holandés, esta zona siempre me ha fascinado y ahora ¡aquí estoy observándola!

Esta semana el mar ha estado tranquilo y hemos tenido un clima excelente. Gracias al ROV hemos podido observar kilómetros del lecho marino; en ocasiones arenoso y ondulado, otras fangoso con textura burbujeante, o con hoyuelos y minúsculas colinas con un cráter en lo alto, como si de volcanes en miniatura se tratase: ¿serán túneles de gusanos? En general, hemos visto muy pocas criaturas vivientes, la mayoría están escondidas. Hemos contemplado un gracioso pez plano, torpes cangrejos ermitaños y a una cigala espiándonos desde su cueva.

Los últimos días han sido tranquilos y agradables y hoy el sol ha vuelto a asomar de nuevo entre las nubes y la temperatura es también bastante más suave. Las chicas del norte, vestidas con camisetas y pantalones cortos, se disponen a lavar las muestras cubiertas de lodo con las piernas al descubierto y calzadas con botas de goma: es como volver a la infancia otra vez. Cuando terminamos con las muestras y estamos a cubierto protegidas del sol, nos sentamos pegadas a la pantalla, mirando unos interminables paisajes de arena lodosa, buscando algo de vida en el fondo.

Si trabajas en buques de investigación aprendes a cultivar la paciencia, ya que hay un sinfín de cosas que escapan a tu control, como el tiempo y las corrientes, aunque éstas son las más obvias. Tienes que ser capaz de ajustar tus planes en cualquier momento y trabajar en las condiciones que imperen en ese instante. Puede que surja también alguna avería y entonces, a volver a planificar de nuevo para ver si hay alguna otra tarea que puedas hacer en lugar de lo que tenías pensado.

Por culpa de la fuerte marejada de ayer no pudimos hacer otra cosa que recoger muestras... ¡eso sí, recogimos montones de muestras!

Al levantarnos esta mañana, nos pusimos contentísimos al ver que el oleaje se había calmado lo suficiente como para sumergir el ROV. En cuanto terminamos de desayunar, pusimos el ROV en camino hacia el fondo de Gasfonteinen, en aguas holandesas. Gasfonteinen es famoso por sus estructuras de pockmark.

Después de una noche navegando por un mar bastante picado, llegamos a aguas holandesas, a la zona llamada Gasfontijnen. En holandés la palabra significa literalmente “fuentes de gas”, o lo que se suele llamar “pockmarks”.

Los pockmarks son cráteres en el lecho marino originados por la erupción de gases y líquidos que manan a través de los sedimentos.

Páginas